COPE

Con la venia de los oyentes de COPE,  y con la tuya, Pedro, que tienes nombre de apóstol y con él, desde esa ventaja, te reservas las llaves de este programa. Con este venia vengo, Sevilla, como niño todo de estreno en la tarde del Domingo de Ramos, a inaugurar sección. Vengo con idéntica inocencia, absoluta blancura, reverencia e inclinación, vengo con la trasparencia de esa luz que en el recuerdo llevamos. Luz del Domingo. Luz tan similar, parecida, a esta que en septiembre nos prepara emboscadas de deberes y de obligaciones. Luces semejantes, con nombre de prólogo. De víspera, si lo traducimos a la lengua vernácula de lo cofradiero. Una luz que hoy prendo en el pabilo de las ondas y que espero mantener incandescente hasta llevarla al primer cirio fundido de la candelería, justo cuando por Sierpes, ahí en la esquina, se asome en los cristales del escaparate el primer palio de la jornada. Pero con estas luces de septiembre hay quien aprovecha para sembrar de ceguera, de odio, los puntos en que sólo es posible el incendio de la claridad. En el Sagrario. ¿O no es eso lo ocurrido el pasado lunes en la Basílica de El Gran Poder? Ahora nos iremos del hecho al debate. La nota precisa la dio el periodista de ABC de Sevilla, Javier Macías, en su cuenta personal de tuiter. Y es que, como redactó en el tuit, averiguamos y resolvimos la profanación gracias a las cámaras de la Basílica. Pero ¿cuántas iglesias, parroquias y capillas descuidan, desde la buena intención, esta seguridad en sus lugares de culto? ¿Cuánto patrimonio y cuántas imágenes están a mano de los delincuentes? No es por dar ideas, claro, sino porque quizá sea necesario plantearnos garantías que, sin transformar el culto en el despacho de un comisario, eviten algo básico: que se vuelvan a producir hechos de este tipo. Me acuerdo de cuando Enrique Esquivias, en una noche de junio de 2010, informaba a los medios del asalto al altar del Señor. 2010. Ahora 2016. Supongo que no tendré que mostrarme, ni pedir otra venia, para decir que a la tercera fue la vencida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *