COPE

Intuyes cierto debate en torno a los carteles de la Semana Santa. Sobre si deberían haber ido o no a FITUR. Que si Sevilla tendría que haber estado en la feria, que si qué antiguos, que si no promocionamos lo nuestro, que si luego qué razón en otras provincias con que somos unos chovinistas y unos cerrados. Que si tenemos lo que nos merecemos: el rechazo, se entiende. Cuando escuchas estos argumentos piensas en si vendemos paquetes de hoteles rurales, con los que quedas de muerte en las bodas y en los cumpleaños, o si lo que celebramos es la fiesta de Dios. Yo entiendo que en este mundo, tan inclinado al consumo y la deshumanización –de mercadear con las tragedias en los programas de televisión hasta preparar contratos con la intimidad del famoseo-, encuentren en lo intangible, en las creencias, en el júbilo de la fe, un precio. ¿No lo tiene la luz o el agua? Que se lo digan a los empresarios, consejeros, puertas giratorias para los cabezas de listas –de listos-, jarrones rotos de los partidos, quiero decir, que suben el precio de los bienes indispensables, luz en este caso, en los días de invierno. Pero consideraciones como estas al margen, decíamos que en un mundo tan dado a la oferta y a la demanda, todo tiene una cifra y una publicidad. La Semana Santa, hija siempre de su tiempo,  toma su cruz y sigue este nuevo dogma posmoderno: oremos al dios del marketing y del negocio. Aun así, qué curioso, pues hablando de compras y de ventas, en lo que nadie se ha pronunciado, en lo que nadie ha dicho ni mú, es en si el cartel de la Semana Santa merece o no merece una remuneración. Pagar por la dignidad de un oficio, de una artesanía, como es la pintura. Así que ojalá Rafael Laureano o Antonio Díaz Arnido o Nuria Barrera exijan al Consejo de Cofradías lo que, como es de justicia, merecen. Valor para sus obras. Eso sí que es en esta ciudad, por desgracia para nosotros, innovación; eso sí que es, por desgracia, progreso. Si no, que baje Ricardo Suárez y lo vea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *