COPE

Cuánto describe el día del Corpus. Y no sólo en la víspera, en el balcón cuidado, en la música de las orquestas, en la opulencia de la plata decimonónica, en el gregario desfile de las corporaciones, de las instituciones, de las personalidades. Ahí encontramos descripción, nadie lo duda; pero es una descripción parcial, algo sesgada, abundante de impostura y de ficciones, válida para la literatura, pero no para la sociología. Si nos decantamos por sustraer el todo de una ciudad desde ese todo, erramos, pues su hechura es fantasmagoría, espejismo, distorsión. Como esas celebraciones, artificio y boato, que las casas nobles preparaban en los antiguos salones de sus casas, mudéjares, renacentistas. El día del Corpus describe a la ciudad, la completa, aunque de sus horas tengamos que tomar no sólo la mañana sino también la tarde, tiempo en que un calor sofocante y una jornada de fiesta mantienen a las calles en estado de soledad y de nadería. Cuando conozcamos ese estado, cuando valoremos su alcance y su medida, cuando observemos no sólo la mañana, también la tarde, seremos conscientes de cuánto de ciudad hay en ese día del Corpus. Y el modo en que este retrata. Si por la mañana todo es representación, simbología, ropas elegantes, canto, siglos, flores; la tarde será comercios cerrados, calles vacías, tiempo muerto, aires acondicionados, convencionalismos, nostalgias. En efecto, en el día del Corpus se sucede la manera en que la ciudad vive: pasajeras grandezas de unas horas, con su correspondiente ilusión, creernos que tal majestuosidad es regla común de nuestros días, y la perpetua decadencia, cuando todo se acaba, cuando no hay ya renta de mira lo que fuimos de la que tirar, cuando la banalidad de una ciudad provinciana se cuela como una luz impertinente por las sombras interiores de la conciencia. Y es esta última la realidad que nos acompaña, que nos acompañará, aunque supongamos, soberbios y autocomplacientes, que la excepción es lo que hace norma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *