COPE

Aunque aquel asunto se resolviera –final feliz- hace muchos años, fui al viacrucis de la hermandad del Santo Entierro con gabardina beige, evidente uniforme preceptivo para estos casos, halo de inspector de policía o de brigada secreta contra los criminales. No sé si confundido con el inspector Gadget o con la espía Mata Hari, un buen conocido se acercó al tímpano de mi oreja y me dijo -efusividad de la que jamás presumiré un domingo por la tarde o cualquier día de la semana antes de las diez-: “Gragera, esto ya está aquí”. Al terminar la frase se marchó y, como en el poema de San Juan de la Cruz, aquello me dejó sin gemido. Qué desconcierto, “esto ya está aquí”, “esto ya está aquí”, repetía mientras otro buen amigo me contaba su jornada dominguera, la cual dio comienzo con una tortura cívica: una maratón. Pasaba el cortejo de hermanos con cirio y este amigo me narraba los hechos con precisión de novelista decimonónico: ahora los tiempos, ahora los cronómetros, ahora malos momentos, ahora las fatigas, ahora los sudores, ahora la tensión en los músculos. Cabe decir que me entraron ganas de parar el andar del paso y pedir otro semejante para este colega mío: ¡una camilla –urgente- para este hombre! Y es que sólo de oírlo me entraron sudores fríos. Los mismos que tuve durante la tarde –ya casi noche- mientras volvía a recordar aquellas palabras, metido en mi papel de detective de enigmas y novelas policíacas, “esto ya está aquí”, “esto ya está aquí”. ¿Sería un código que tendríamos que pasarnos entre una sociedad secreta hasta llegar a la clave final?  Me coge Dan Brown y me monta un libro superventas. Así que terminé en el McDonald’s, para añadir tópico de peli americana al caso, y me dio por decirle al hombre que me atendió: “Esto ya está aquí”. Pero me temo que no hubo suerte, y que junto con el Big Mac buscó psiquiatra cercano en Google. Como yo estoy buscando, de perdidos al Guadalquivir, qué significará eso tan enigmático de esto -¿esto?- ya está aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *