COPE

Los amigos lectores, que siempre son curiosos, me preguntan por qué hay que leer a Núñez de Herrera, por qué les hablo tanto de Núñez de Herrera. Yo les digo, amigos lectores hispalenses, que si quieren pruebas de la evidencia se vayan a la última edición que David González Romero, José María Rondón y César Rina han preparado para El Paseo, editorial que ofrece catálogo exquisito, editorial que cubre un mercado, hasta hace poco, huérfano: el de los libros, buenos libros, de temática local. Pero antes de que vayan a la librería y echen vistazo al ejemplar, dejo razones, para ir abriendo página, de por qué nos atrae ese autor extremeño que escribió sobre la fiesta de la Semana Santa como ninguno  –como él, ninguno; al menos en su generación-. Antonio Núñez de Herrera retrata la Semana Santa de Sevilla sin la caspa de la ingenuidad costumbrista, sin el pastiche del lenguaje torrijero y la imagen anacrónica; siempre en la descripción original, en el ingenio preciso, en la interesante referencia cultural. En asociación de conceptos que enriquecen perspectiva y contribuyen a comprender la fiesta desde, no sé, disciplinas, artes, que necesitan de un escritor, de un gran escritor, para saberlas llevar al folio en blanco, para saberlas relacionar y que todo tenga sentido, incluso más sentido. Núñez de Herrera, que era periodista de vocación y de estilo y funcionario en sus horas libres, nos habla de una Semana Santa desde el idioma de su tiempo, no desde la imitación previsible ni la pirotecnia de cursis sentimientos ni la mala copia populachera. En él, contra lo que suele ser habitual en esos mundos de dioses localistas –algunos engreídos-, no hay lenguaje muerto. Porque, claro, ya lo dijo en Sevilla: Teoría y realidad de la Semana Santa: aquella es una semana de pasión, no de muerte.

C. TANGANA, Y ROSALÍA, Y LA POLÉMICA

En este 2018 que ya cuenta días para su despido, la industria musical española ha cincelado dos nombres en la radio, en la discoteca y quizá en la memoria de una generación: C. Tangana y Rosalía. El primero con sus trabajados videoclips de evocación ochentera e imagen de patrón del crimen; la segunda con el inconfundible eco de los cantes populares y toda la gracia –la gracia virtuosa- de los sonidos flamencos. Ambos, trá, trá, tirando billetes de cien, con cita en eso que solemos llamar talento. Ahí, más o menos, coincidimos todos.

Es indudable que tanto C. Tangana como Rosalía convergen en un éxito temprano e inmenso al que le queda fijar trayecto pero que ya apunta destino. Ellos saben qué buscan, ellos saben qué quieren ofrecer. Y tienen, cumplido el dificultoso trámite de la idea propia y de la personalidad definida, lo más difícil: una industria que quiere apostar –pagar- y un público que quiere atender –pagando-. Con menos se han fundado religiones de notable repercusión.

El triunfo de ambos, de la amiga Rosalía y del amigo C. Tangana, reside en esa concepción del arte que algunos buenos artistas, por exceso de ingenuo romanticismo, con soberbia rechazan. Saber venderse. Y es que en el arte no deberíamos hablar, solo, de creación, también de cómo vender esa creación. Porque sin lectores en la novela, sin visitantes en las exposiciones, todo es insignificante. No sirve de nada entregar una vida al trabajo artístico si no se difunde y se sabe vender, si en lugar de conversación se sucede el monólogo. Arte y mercado, contra el trasnochado idealismo romántico, son dos realidades tan abstractas como complementarias.

Lo más probable es que tanto Rosalía como C. Tangana, si tan solo dependieran de su música, que sí, que convoca interés, que sí, que entrega calidad, no hubiesen alcanzando el reconocimiento que hoy día disfrutan ni hubiesen actuado delante de miles de personas. Si tan solo vendieran música, lo más probable es que fueran dos artistas conocidos –reconocidos, admirados- dentro sus propios círculos. Pero no se han conformado con eso y, ayuda de la industria, han elaborado un discurso que suscita polémica y que a su vez les sirve para crecer –darse a conocer- en sus carreras. En el caso de Rosalía, es el debate sobre las identidades –en un contexto político de nacionalismos y populismos-; en el caso de C. Tangana, es el artista cuya obra es irrelevante, porque la obra es el propio artista –en la época del narcicismo tuitero y de los nuevos líderes carismáticos-. Una idea similar a la noción del arte que predicó Andy Warhol, con esas medidas extravagancias suyas. Como aquella de desordenar su casa, mover muebles, tirar trastos, horas antes de una entrevista. Una entrevista de Pitita Ridruejo, quien siempre comenta que jamás se sorprendió ante la escena. Y es que cómo se va a sorprender de esa imagen alguien que habla con Jesucristo.

C. Tangana y Rosalía, además de invertir en la promoción y en la imagen, también han invertido el propósito común del artista: primero el discurso, que ahora viene el arte. Aunque este ya de por sí, una vez planteado, pueda seguir generando otros discursos. Los éxitos de C. Tangana y Rosalía están en que han sabido leer la sensibilidad de una generación para así captar atenciones, construir debates, encender discusión. Y ahí, cuando la hipnosis de la polémica –calculada por la industria, y qué- ha contagiado sus efectos, han diseminado la buena música, su buena música. Dando sentido, propósito cumplido, a su trabajo. Y uniendo factores que a veces, por prejuicios, algunos creen incompatibles pero que mutuamente se necesitan: el talento y la industria.