COPE

El mes de junio del año pasado, la hermandad de El Museo aprobó nuevas cartelas para el paso de cristo. Las aprobó en un cabildo extraordinario que eligió al imaginero Darío Fernández. Darío Fernández es un escultor con un trabajo extraordinario, aunque en Sevilla no sea un autor demasiado popular. Es un hecho que llama la atención, y que quizá se deba a dos motivos: el primero, la escasa demanda de imaginería de calidad; el segundo, que en la cultura del arte cofradiero (y creo que de todos) prevalecen el clientelismo y el amiguismo, u otro tipo de afinidades que nada tienen que ver con el oficio. Darío Fernández sobresale del resto de imagineros de su generación y, al menos, de las dos anteriores. Ahí el Cristo de la Coronación de Elche o la Magdalena de la Vera Cruz de Castilleja: un apolíneo clasicismo que se aleja del acostumbrado pastiche anacrónico. Ya que no abunda su obra en Sevilla, que al menos se valore la que tiene dispersa por pueblos y ciudades de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *