COPE

Escribió de la Semana Santa sin la pringue emocional a la que tantos nos tienen acostumbrados, sin el menor signo de caspa expresiva, de refrito de la palabra azucarada. Juan Sierra supo ver lo que muchos aún no ven: que la Semana Santa se escribe desde el lenguaje del tiempo que nos toque vivir. A ser posible un lenguaje propio, original y distinto. Primero, por consideración a la fiesta de la que estás hablando; segundo, por un mínimo de deferencia al oficio de la palabra, asunto de siglos. Sierra une la vanguardia surrealista, la imagen de ruptura, la metáfora onírica, con crucificados barrocos y vírgenes populares. El resultado es bueno, y casi único. Todas estas lecciones están recogidas en el volumen de sus obras completas, con edición de José María Rondón y publicadas en El Paseo. Para aquellos que vean en esta fiesta algo más que propuestas de itinerarios y demás debates tan pertinentes como insustanciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *