COPE

Ante la adversidad o las complicaciones, recuerdo que me sueles decir: “Yo nací en un callejón sin salida”. Me lo dices siempre con un tono irónico que elude cualquier atisbo de autocomplacencia o de gravedad. Es una de las muchas cosas que te admiro: tu fino humor, tan inteligente. Me has enseñado tanto. Eres uno de esos nombres sin lo que ahora estaría en otros asuntos. Para mí siempre serás como Luis Cernuda o Rafael Montesinos, autores que por cierto conocí gracias a ti. Como también conocí a Borges, en esa frase que me determinó: ver el asombro donde otros ven costumbre. O a Kundera. Cuando me enteré de que habías vuelto a escribir en tu periódico -un magistral artículo sobre Jesús del Gran Poder-, yo estaba leyendo otro excelente artículo sobre Kundera. Y entonces volví a entender que hay costumbres que pueden ser asombros. Que yo no estaría ahí sin tus lecciones. De las novelas de Kundera a la creación barroca de Juan de Mesa. El humor para escapar de los callejones sin salida. Del oficio a la vida misma. Gracias por tanto, Paco Robles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *