COPE

Lo he visto: jóvenes lectores que se acercan a la obra de Rafael Montesinos, que comparten fotos de sus poemas y de sus narraciones en Instagram, que se preguntan por qué el escritor no aparece en los libros de texto de sus bachilleratos. Son lectores que aún creen lo que los libros cuentan, y de ahí que se asombren de que haya manuales que ignoran obras con las que se conmueven –las que en principio nunca se olvidan-. En numerosas ocasiones, estos jóvenes lectores –si es que se puede ser lector de otra forma- montesinianos me preguntan por este libro, por qué pueden leer, qué título les podría recomendar. Me dicen que qué me parece, que qué destacaría de Montesinos.  Yo les comento que  hablen con el profesor Rafael Roblas o que lean las soleares, esa “Las mañanas eran claras / porque mi vida lo era, / no porque fueran mañanas”, esa “Déjame dormir la siesta / contigo, niña, en tu cama, / contigo aunque no la duerma”, esa “Buscaría aquellas piedras, / y en aquel mismo camino / tropezaría con ellas”. ¿Y de cofradías?, me vuelven a preguntar. Y es que son chavales que, además de sensibilidad en la lectura, llevan afinidad por lo cofradiero, quizá el camino más corto por el que llegan al nombre de Rafael Montesinos. Pero es que cada día estoy más convencido de que Montesinos –como el resto de autores que publicaron textos interesantes sobre el tema- no escribieron de cofradías sino de las emociones personales y universales que pueden suceder en las cofradías. Montesinos escribe su rito y la regla, hoy la memoria escoge el camino más corto para herirme, desde la conciencia de un autor de su época, no desde el atril del sevillano teatrero. Así que a los jóvenes lectores de filiación cofradiera que me preguntan por Montesinos, les digo lo que creo que fue su principal lección: escribió el mejor poema de la Semana Santa en el  camino más corto, pero desde largo.

COPE

La idea fue acogida con trágico escepticismo –cualidad del creyente cofrade común, aunque suene contradictoria a su condición-, luego fue celebrada con júbilo –siempre nos adelantamos a los hechos, tan soberbios- y, por último, ha sido descartada de planes futuros –en esa inesperadas decisiones a las que tan acostumbrados nos suelen tener-. Por si alguien no se ha enterado, vive en Narnia o está pendiente de asuntos importantes: el Martes Santo vuelve a sus orígenes carreroficiales. A pesar de que ya no sabemos cuáles son estos; a pesar de que ya no sabemos si decir que vuelve al derecho o al revés pues, según el cristal con que se mire, aquello acepta cualquier punto de vista en cuanto a direcciones. Si tomamos la referencia de este año, el Martes Santo será a la inversa; si tomamos la referencia del año pasado a este año, el Martes Santo será al derecho. ¿Puede volver al derecho lo que ha sucedido del revés si en ese revés ha sucedido al derecho? Qué cosa más enrevesada. Hasta estos derroteros más liados que la pata de un romano –macareno, por supuesto- nos ha llevado el Consejo de Cofradías que preside don Joaquín Sainz de la Maza. Unos derroteros que, dada su envergadura ontológica, ya no precisan de capillitas un tanto aburridos –Dios los salve, qué haríamos sin ellos- para explicarnos sus esencias y sus fundamentos, sino de teólogos o de teóricos de la política y de la filosofía. Y es que la conclusión a la que el Consejo ha llegado requiere complejas explicaciones. No se entiende que una medida que la mayoría aprueba, que la mayoría ve con buenos ojos, que favorece a las cofradías, que resuelve problemas, termine, por nadie sabe muy bien qué, obviada, descartada, dejada de lado. Decían que el Martes Santo de 2018 era, en esas exageraciones tan propias –tan nuestras-, histórico. Lo peor es que me temo que así será, al menos por su desenlace. Estoy convencido de que un final tan ridículo no pasará desapercibido en los libros de Historia.

COPE

Una reforma a prueba de opinión capillita –que ya es probar-, un tiempo sin duda inesperado –apenas lluvia, incluso ambiente de primavera para penitencia de alérgicos- y unas cuantas anécdotas que han mantenido vivas las conversaciones de los cangrejeros en las delanteras de los pasos, de la gente de hermandad en las barras de los bares, que han contribuido a la broma ingeniosa, viral y moderadamente maligna en los grupos de Whatsapp. La Semana Santa de 2018 ha sido, para casi todos, una sorpresa. Al menos en dos de sus temas de actualidad: el tiempo que se ha disfrutado y el Martes Santo que, preveo, se mantendrá para los años futuros. Del primer asunto, la lluvia, deduzco impresión que celebro: hermandades que abandonan esa ridícula prudencia –asociada a una imagen de cofradía de carácter “serio”- a la hora de poner los pasos en las calles cuando la probabilidad de lluvia es mínima. En esta semana de la Semana ha ganado el criterio de sacar los tramos de nazarenos y, en caso de que venga el agua, cobijar al personal donde sea posible. Porque, menos mal que lo asumimos, el agua no moja la dignidad de una cofradía. El segundo asunto, Martes Santo a la inversa en la carrera oficial, ha sido aprobado por la mayoría aun con algún que otro disenso. Lo cierto es que la idea ha resuelto problemas mayores –los que se pretendían resolver-, aunque ha dejado abiertos otros tantos, leves. Cuestión de solventar errores sobrevenidos y, al igual que estos días, santas pascuas. De solución más complicada, la Madrugá. Noche que sigue copada de túnica de cola con ron del chino y esa tensión de que en cualquier momento algo puede salir mal –como casi sucede, de no ser por la policía y por la admirable calma del escaso personal que esperaba en Reyes Católicos-. Y del resto, lo acostumbrado. Costumbres que, aunque no lleven noticia, suelen ser lo extraordinario.

COPE

Ajena al soniquete de la Sevilla de gala cofradiera-endogámica, a las crónicas de pregones que son retratos tópicos de ideas cursis –de serie, relamidas, planas, atorrijadas- de una fiesta heterogénea y poliédrica; ajena al monólogo de la columna viral, tan pobre en su reflexión como incendiaria, panfletaria, en el tono –éxito de masas asegurado-; ajena, en fin, a tantas nimiedades –de gente que se cree algo- que constituyen el acervo, diremos ecosistema, de la Semana Santa. Así viene Rocío Plaza, investigadora sin vanidad académica –a ella la leen-, erudita sin pelmazo, excelencia de cosecha propia, tan discreta, elegante e inteligente; así viene con su último libro “Los orígenes modernos de la Semana Santa de Sevilla”, editado en El Paseo, que es decir querido David González. Del ejemplar, aquí en la mesa, podríamos citar multitud de capítulos –hay algo de novela, de relato-, pero nos quedamos con una de las ideas principales, extraída de aquellos: vivimos en la mejor Semana Santa de cuantas hemos conocido. No hay más que comparar los conflictos que antes sucedían con los de ahora; no hay más que cotejar, entre otras tantas circunstancias, lo institucionalmente asentadas que están las cofradías en la sociedad sevillana de hoy en comparación con la de aquellos años, el público que convocan, los medios que las atienden, la gente que, incluso, vive de ellas –cofradías sinónimo de mercado-. Así que si alguien, charlita distendida, pescao frito, casa hermandad, os viene con la matraca de que esto no tiene solución, de que esto ha tomado un rumbo que no veas, regaladle el libro de Rocío Plaza. Para que aquella persona comprenda –algo casi siempre saludable- la realidad de la fiesta que vive; para que aquella persona entienda que su crítica, más que análisis de un hecho, es toma prestada de cliché, demostración de entrañable ignorancia.

COPE

En un asunto difieren tanto el conservador capillita como el indie cofrade: el modo de entender la religiosidad popular. Mientras en el primero ubicamos rechazo de aquello que suena a folclore, cultura popular -casi todo lo que salga del credo oficialista es culto a la sospecha-, en el segundo atisbamos aprobación –y defensa de dogma alternativo- de que esto de la Semana Santa es un “hecho social total”, la sabida definición de Isidoro Moreno, a quien toman por predicador, por profeta, por apóstol de su idea underground de las confesiones locales. El pasado viernes, en la charla, en ese diremos clásico ejercicio de la mesa redonda de la casa hermandad, escuché a quien decía que “todo esto” –hablaba de que cada vez hay más gente en el tramo y menos en el banco de la iglesia- empezó cuando algunos –no especificó quiénes- vieron con buenos ojos lo de “las cofradías se pueden entender desde otros puntos de vista”. Yo intuyo, sin entrar en ese previsible género del indie cofrade, que claro que se puede entender la Semana Santa “desde otros puntos de vista”, como se puede disfrutar de la mezquita Azul de Estambul sin ser musulmán o de un poema renacentista sin haber conocido destierro en Nápoles. Es más: veo conveniente el hecho de que la Semana Santa sea “también” esos “otros puntos de vista”: el ensayo, la pintura, la escritura, la estética. Al igual que esos “otros puntos de vista”  formen parte de “la religiosidad”, pues también la constituyen. De no ser así, de obviar “esos puntos de vista”, nos veremos simples, básicos, superficiales; es decir, como nos ven los amigos que discuten nuestras creencias. Unas creencias que, de un modo algo torpe e integrista, tantos dicen –presumen- defender.

COPE

Edad en la que nada más cómico –irrisorio- que estar serio –amargado-, pues ya se han abandonado del melodrama, de la preocupación accesoria –incluso de las principales-, de esas cosas insustanciales que a nosotros –jóvenes e ingenuos- nos aprietan la existencia pero que nada importan, que son todo prescindibles. Eso lo saben ellas, tan sabias, evidente, que tanto han pasado y de tanto han salido: la necesidad, la España adversa, la familia numerosa, el amor de siempre, ese al que hoy tanto echan en falta en este besamanos de su Virgen –ay, suspira, al ver la Imagen, que ahí está él, que no se ha ido, que está con el vestidor, a las tantas de la mañana-. Yo las veo sentadas en la mesa petitoria, que es una cosa con muchas medallas, muchas estampitas y muchas monedas. Las veo en grupito, compartiendo confidencias y bromas pícaras, discretas e inocentes, presumiendo de yerno, que es no sé qué en inglés –una cosa mú rara- allí en Madrid, y que tiene sucursales –niña, sucursales- por no sé qué sitios de medio mundo. Con algo de María Teresa Campos, con algo de Clara Campoamor, van las señoras de las cofradías en esta mesa petitoria que no es tan petitoria como camilla: ellas están como en casa. De hecho, lo más probable es que esta hermandad sea más propiedad que todas las cosas suyas con papeles y con notarios. Esas que levantaron, qué de fatiguitas, a base de ingenio y de dolores de espalda –de cabeza-.  A ellas me acerco hoy del modo en que me acerqué el pasado domingo, atravesando la bulla de la parroquia, las caras de siempre, los íntimos desconocidos de esta ciudad en sus domingos de marzo. A ellas me acerco, y si allí les dejé un eurito y toma, niño, esta estampita te la regalo, hoy les dejo las gracias. Las gracias por esa estampita. Y por casi todo.

COPE

Aunque aquel asunto se resolviera –final feliz- hace muchos años, fui al viacrucis de la hermandad del Santo Entierro con gabardina beige, evidente uniforme preceptivo para estos casos, halo de inspector de policía o de brigada secreta contra los criminales. No sé si confundido con el inspector Gadget o con la espía Mata Hari, un buen conocido se acercó al tímpano de mi oreja y me dijo -efusividad de la que jamás presumiré un domingo por la tarde o cualquier día de la semana antes de las diez-: “Gragera, esto ya está aquí”. Al terminar la frase se marchó y, como en el poema de San Juan de la Cruz, aquello me dejó sin gemido. Qué desconcierto, “esto ya está aquí”, “esto ya está aquí”, repetía mientras otro buen amigo me contaba su jornada dominguera, la cual dio comienzo con una tortura cívica: una maratón. Pasaba el cortejo de hermanos con cirio y este amigo me narraba los hechos con precisión de novelista decimonónico: ahora los tiempos, ahora los cronómetros, ahora malos momentos, ahora las fatigas, ahora los sudores, ahora la tensión en los músculos. Cabe decir que me entraron ganas de parar el andar del paso y pedir otro semejante para este colega mío: ¡una camilla –urgente- para este hombre! Y es que sólo de oírlo me entraron sudores fríos. Los mismos que tuve durante la tarde –ya casi noche- mientras volvía a recordar aquellas palabras, metido en mi papel de detective de enigmas y novelas policíacas, “esto ya está aquí”, “esto ya está aquí”. ¿Sería un código que tendríamos que pasarnos entre una sociedad secreta hasta llegar a la clave final?  Me coge Dan Brown y me monta un libro superventas. Así que terminé en el McDonald’s, para añadir tópico de peli americana al caso, y me dio por decirle al hombre que me atendió: “Esto ya está aquí”. Pero me temo que no hubo suerte, y que junto con el Big Mac buscó psiquiatra cercano en Google. Como yo estoy buscando, de perdidos al Guadalquivir, qué significará eso tan enigmático de esto -¿esto?- ya está aquí.

COPE

Suele ser oficio común entre los escritores de estilo atorrijado –escritura esponjosa y melosa, texto dulzón-: citar autores que más que aportar algo interesante a lo que se escribe, tan sólo son un adorno, un pinturero abalorio para la bonitura y el floripondio verbal. El registro es –como casi todo en los escritores torrija- limitado, y su nómina no pasa de Bécquer, de Machado, de Cernuda y de poco más –a quienes por supuesto han leído de oídas-. El escritor torrija los toma, los incluye en su pasaje lírico y cofradiero –como si las cofradías, a esos autores, les hubiesen importado lo más mínimo- y empieza a mezclar el simbolismo becqueriano con la nostalgia propia y el ripio casposo. Dicen que el sentido de su ejercicio es reivindicar autores pasados, pero lo cierto es que tan sólo se reivindican ellos: su apropiación –descontextualización- de la obra ajena no es un homenaje, sino un modo de justificar que ellos son “cultos”. Así, hablan de donde habite el olvido y de como quien espera el alba con una imagen de la Macarena por la calle Escoberos; o te hablan del estos días azules y este sol de la infancia y te lo llevan a un Domingo de Ramos por la mañana, Domingo de Ramos donde puede llover, y donde no hay sol de la infancia por ningún sitio, sino botellona del Yona, padres abnegados con carros, bares imposibles de conversación y niñas de quince años con sus primeros tacones agarradas las unas a las otras –quilla, espérame-. El escritor torrija habita en el olvido de estos pequeños detalles, que son los que hacen la Semana Santa de hoy, pero que no le sirven para el aplauso fácil y para la ingenua admiración infantil de sus paisanos.

COPE

Abunda en nuestro microcosmos capillita –y todo lo que abunda, cansa- la persona que va a la bulla, a la aglomeración, a buscar gresca, pelea, conflicto. Es personaje novedoso, reciente, sin demasiada proyección en nuestra historia local –como casi todo lo cofradiero, por otra parte, que esto es cosa, sacrifiquemos idólatras y mitómanos, de no tanto-. Este personaje que hoy traemos es aquel que se irrita con facilidad en todo lo relacionado con las conductas más o menos incívicas de sus conciudadanos, conductas que pasan por pedir permiso entre una plebe -¿puedo pasar?- o perder el equilibrio –y por tanto el breve roce, acaso leve empujón- en medio de una masa humana taponada. Gestos sin duda intolerables. Cuando así ocurre, nuestro personaje, susceptible, entona su monólogo de buenas maneras –pero con notable enfado-: “es que no puede ser”, “es que ya no respetan nada”, “es que, vamos, que no se puede pasar”, “¡cómo es la gente!” y demás letanías a nuestra señora del desconsuelo victimista. A este personaje, parece, le cuesta asimilar que la fiesta es un conjunto de gente en la calle y que, así, tiene que compaginar convivencia y paciencia, o tolerancia y empatía, con el resto. Pero no: se prefiere el clamar –pregonar- al aire, a esa bulla, por la nimiedad y la circunstancia irrelevante. Un gesto susceptible que no busca el reproche al otro, sino la autocomplacencia –esto es lo más bochornoso-. Sentirse por encima, y satisfecho de uno mismo. Digamos que su buena educación pasa por ahí: por un egoísmo exquisito.

DISCURSO A LA BANDA DEL MAESTRO TEJERA

Atriles sevillanos, peligro: mucho ripio y poca ganancia. Pero aun así me atrevo, que los atrevimientos son errores de juventud, a salir a este atril de Cajasol, petición de mi querido Pedro Domínguez, quien me dice ven y naturalmente lo dejo todo. O todo menos la palabra, claro. La que es necesaria para venir hoy a depositarme en este tiempo vuestro de ahora; un tiempo que es, a su vez, el mío. La Semana Santa no es más que eso: la fiesta de ese tiempo compartido, o mejor, la del tiempo compartido entre aquellos que no conocemos: nos damos –os dais, Banda del Maestro Tejera- a personas que no sabemos cómo se llaman, cuál es su nombre, de dónde vinieron, adónde van -¿a ver El Cristo de la Salud por la calle Ancha?, ¿a la avenida de La Soleá a por el Polígono?-, cuáles son sus complejos, o sus preocupaciones, o sus alegrías, su familia, su carencias emocionales, su pasado. Nos cruzamos, cuántos ojos, cuántos gestos que se olvidan, con las multitudes de la bulla, con los tapones de las esquinas de las calles breves de espacio, con la pareja en la bronca –este carrito aquí no cabe, me está usted pisando, por aquí no pasa nadie más- o con la pandilla imberbe, con algo de tribu y de hormona revolucionada e intensa.

Yo no sé si la habéis contado, músicos que formáis parte de la Banda del Maestro Tejera, no sé si contáis esa bulla con la que os topáis a cada lado. Debo de suponer que no, que demasiado que toca que toca con esta marcha, con el que quiere cruzar, con el que no se sube a la acera, con el qué cansancio y qué agotamiento. Pero pensadlo, pensad cuántas personas os han visto, cuántas personas recuerdan, al tarareo, la música que vosotros, después de tantos años, trabajáis en las calles, o en la plaza, pasodoble de Domingo de Resurrección. Pensad en todos ellos, en todo lo que habéis dado durante tantos años. Pensadlo, y ahí tendréis una respuesta, y ahí tendréis una de las virtudes de esta fiesta tan personal, tan poliédrica, tan inmensa y tan extraña: dar a los otros. Aunque esos otros sean, pues eso, una indefinición, un nadie a quien no le ponemos nombre, una masa abstracta y clara de incógnitas.

“Yo sé quién soy”, escribe Cervantes, vecino –y casi inquilino- de esta sala, en el Quijote. Cervantes, con esa frase, nos inculcó en un infinito de posibles interpretaciones, interpretaciones que pasan por la conciencia individual y por la idea del hombre moderno, con identidad y pensamiento, capacidad de discernir, propio. Yo también sé quién soy, Banda del Maestro Tejera, y sé quién soy en esta ciudad al escuchar la música de esos instrumentos que hoy tenéis entre las manos. Yo sé quién soy porque esos sones, esas partituras que cada tarde suenan, son las que definen y limitan mi –o nuestras- personalidad, que está hecha de recuerdos, de memorias y de pasados. Yo sé quién soy al prestar atención, poner oído, a las composiciones que podría tararear ahora mismo. Sonidos que son evocaciones, sugerencias, traslaciones, idiomas, espejos en los que, obviedad, me veo reflejado. Un espejo al que le pongo, aunque no sea necesario, el nombre de Amarguras, de Ione, de Margot, de Soleá dame la mano, de Jesús de las Penas. Y sin incurrir en sentimentalismos, cuya pena es el floripondio verbal, tan cursi y tan empalagoso, algo de torrija y algo de pestiño –en todos los sentidos-. Sentimentalismo que es apología de la vivencia, y del discurso soporífero y del romance de taladro emocional, que es una variante del romance de la tradición hispánica, pero cuyos octosílabos –el ritmo, los acentos, la versificación- están más apretados que los nazarenos de La Macarena en la Campana y cuya dicción es mitad de bronca de hermano impertinente en el cabildo de incidencias de la cofradía y mitad de sobrepasada afectación en la saeta mal entonada.

Resumimos: queda clara la propuesta, el propósito, Banda del Maestro Tejera. Esto no es sólo un premio, es también una deuda pendiente. Deuda de tanto oficio, de tanto genio, de tanta entrega dada, ofrecida, a quien es probable que ni siquiera sepáis quién es, aunque ellos sí sepan, cuando cae la tarde del Lunes Santo e interpretáis los primeros acordes, quiénes son. Y gracias a vosotros.

Enhorabuena.