JE SÓC ESPAÑOL

Por las calles de Cataluña ya han aparecido los primeros carteles en los que se califica de “enemigos del pueblo” a aquellos que sólo buscan el noble ejercicio de la legalidad democrática. Los protagonistas son políticos conocidos –líderes de sus respectivos partidos en Cataluña- del PSOE, PP, CSQP y Ciudadanos. El cartel dice así: “Los que nieguen el derecho democrático de la autodeterminación son enemigos del pueblo”. Esa etiqueta de “enemigos del pueblo” suele ser un lema común entre los que no poseen argumentos, sino retórica. Cuando estos perciben que el cómputo general -y ni eso, suficiente con lo parcial- de una sociedad sostiene razones, motivos, con los que rebatir sus propuestas, se dedican a la difamación, al insulto, a la tergiversación. A seguir con su único destino, el de siempre en el terruño de la mentalidad nacionalista, aunque en esta tesitura no sólo pasen los límites de la democracia –algo a lo que ya nos acostumbran- sino del civismo, al transformar la condición de adversario político en enemigo.

Argucia decimonónica es esto del nacionalismo, un siglo, una época, en que la modernidad era aún infante, adolescente. De ahí, entiendo, el triunfo de las ideas nacionalistas, su influencia en el ideario general de la sociedad española: ideología y edad mental de un siglo –el cual aún iba conociendo el desarrollo vital de un nuevo modo de pensamiento, la modernidad- van de la mano. Por suerte, crecimos, y llegó el siglo XX, y su cara opuesta, coetánea de este XIX: la democracia liberal, representativa, constitucional. Su teoría se impuso al relato del esencialismo, pensamiento siempre reduccionista, de la mitología política, y se impuso tras la Transición en España y la Segunda Guerra Mundial, junto con la caída del muro, en Europa. Basándonos en hechos reales, ni Puigdemont ni Junqueras ni los independentistas catalanes se han coscado de nada. De qué va la película.

Puigdemont prepara la consulta para octubre, días en que la propaganda política de su gobierno coincide con los rescoldos del día de Cataluña y sucesivos, circunstancia que aprovechan –cuántas veces van ya- para presumir de su poder de convocatoria en las calles y en el “sentir del pueblo”, apropiándose de una jornada que es de todos los catalanes, no sólo de los nacionalistas. Ya que las estadísticas y las urnas no garantizan tal apoyo, refugiémonos en abstracciones y vaguedades. Para fomentar la imagen de una Cataluña siempre acorde al nacionalismo; es decir, a los intereses de JxS, obvio.

Si los nacionalistas, en un lejano y discutible supuesto, invocan la consulta posible, lo harán desde el conjunto de la sociedad, pues para eso la soberanía es patrimonio general de todos los españoles, residan en Vigo, Albacete o Móstoles. La democracia representativa, constitucional, del Estado de derecho, concede la voluntad general de las decisiones políticas a ese cómputo total de la sociedad. Cabe recordar que la secesión no es unilateral, sino bilateral, y afecta a dos partes. Dicho de otro modo: si los nacionalistas catalanes pretenden la consulta sobre la independencia, esta deberá contar con el voto –favorable o no, claro- de la nación a la que, al menos hoy, pertenecen. De pleno derecho. Quien quiera pruebas, en los puntos primero y segundo del artículo noveno de la Constitución las podrá comprobar sin que el lector atisbe carácter autoritario de ningún tipo. Es más, estoy convencido de que pensará, y dirá: “Jo sóc español”.

LA CONEXIÓN DE LOS POPULISMOS

 

París bien vale una musa. Pero menos mal que no le pusieron por nombre el de Marine. El de Marine Le Pen. De haber sido así, de haberse cumplido temores, rumores, más que musa hubiese sido musaraña. En las que Europa iba pensando y al final se desengañó. O la desengañaron. Al menos por ahora: habrá que ver la deriva que marcan las legislativas en Francia. Cabe apuntar que ideólogos cercanos a las tesis del eurocomunismo asumen que Macron es tan sólo un parche al problema, y que, como ha escrito Errejón en su cuenta de tuiter –púlpito de los profetas 2.0-, sus políticas son el cauce perfecto para llevar al Frente Nacional a la presidencia, pues no son políticas, según su criterio, alternativas y populares. ¿Qué más alternativo que el voto a una de las dos opciones y qué más popular que la legitimidad de un presidente que sale de unas urnas en donde una sociedad vota en libertad, entre otros factores, claro, pero en libertad? En esos comentarios es donde se percibe el punto en común entre los populismos, sean xenófobos o comunistas o nacionalistas: la identidad de un pueblo coincide –o buscan coincidir- con la identidad de un ideal que siempre excluye a otros ideales, quien no entre en esa relación entre ideal y pueblo no es sociedad y, por tanto, queda al margen de cualquier debate. Cuando Errejón dice que Europa necesita una política alternativa y popular se refiere a su política alternativa y popular. Menos mal que se inventaron las leyes y el consenso del pluralismo constitucional en los Estados modernos.

Y así surge una figura como Jorge Verstrynge, cuyo pensamiento ha evolucionado, no cambiado, de las formas reaccionarias del autoritarismo franquista al bolchevismo nacionalista, como él mismo lo llama. Verstrynge comentaba el pasado domingo que cómo una fuerza política que representa a la clase obrera (sic), refiriéndose al Frente Nacional, ha podido perder unas elecciones en un contexto de paro y de recortes. Es decir: toda una clase pertenece a un partido, sin excepciones. Toda una identidad pertenece a un ideal por el siempre hecho de que este ideal dice que los defenderá, defensa que mantiene incógnita en el qué y en el cómo, claro. Tanto en su juventud autoritaria como en su madurez populista hay una conexión: el político no representa al ciudadano en condición de igualdad, de verticalidad, sino que es la sociedad la que representa al político en una simbiosis de la que es imposible escapar, a no ser que quieras que te llamen traidor. Este pensamiento es de un sectarismo que asombra y que, por suerte hoy día, causa cierto sonrojo. Sólo eso. Pues ahora lo que importa: Macron, al siglo XXI.

NO SON AVALES, HAY MÁS

Si en algo estarán de acuerdo los tres candidatos –Díaz, López y Sánchez- es que en el PSOE necesitan mucho más que avales y militancia. Necesitan ideas, difícil misión, y consenso para planificarlas, proponerlas y realizarlas, objetivo más complicado aún; recordemos: un partido dividido en facciones y en intereses, ¿por ejemplo?: el referéndum de Cataluña o el entenderse, para alcanzar una coalición en el Parlamento y en quién sabe qué más, con Podemos. No es poca cosa. De uno se desprenden las directrices respecto del nacionalismo catalán –uno de los grandes problemas que España arrastra y atraviesa- y del otro depende buena parte de sus fines ideológicos, del color con que contemplarán, abordarán, durante los próximos años la política socialista del partido. Así que ganara Susana –caballo ganador, por otra parte, e incluso de Troya, para otros- o Pedro o Patxi, el debate que importa seguirá su curso, caótico a veces, en las habitaciones interiores del PSOE. Esto es tan sólo una bomba de oxígeno para salvar, de momento, la respiración.

La otra bomba, esta letal, la tiene Iglesias. Bomba de relojería partidista. Bomba de relojería partidista que activó en cuanto propusieron una moción de censura al Gobierno. O al menos eso vendieron. Pero la realidad, como siempre, era otra. La realidad es que con esa moción de censura trataban de debilitar la credibilidad de PP, PSOE y Cs respecto de la corrupción que persiste en el primero. La jugada es magistral. Presento una moción, moción sin candidato aparente, pues eso, en este caso, es lo de menos; PP, PSOE y Cs dudan de las intenciones de esa propuesta, la descartan y no la apoyan; en el ideario común de la sociedad se percibe que los tres partidos protegen los intereses del Gobierno. La conspiración de la trama está servida. Y ya, de paso, el electorado del PSOE toma partido por Podemos. ¿Evitar corrupciones a la sociedad o ingresar adeptos en los círculos? De la moción se deduce lo primero; del modo en que la elaboran, lo segundo.

Por tanto, y dadas las circunstancias que rodean al PSOE, su supervivencia necesita algo más que avales y un candidato. Es cuestión de adaptar su discurso –obsoleto en la sociedad moderna de hoy- a un Estado social y democrático en el que todo lo que proponen está cumplido. Mirar a Europa, sí. ¿Pero eso lo hará Susana Díaz, quien ha dejado a medias la mayoría del programa que presentó en las últimas autonómicas de 2015, en Andalucía? Ahí está, entre otras medidas, la oficina contra el fraude, idea estrella de su legislatura. Hoy estrellada. Medidas a medias. Como este PSOE que sobrevive a base de propaganda de avales.

MACRON Y SUS POSIBILIDADES

De todas las opciones posibles y probables, la más favorable. Hablamos de Francia, país en donde se está debatiendo, como ya sucediera en otros países de Europa, España entre ellos, el careo entre la democracia liberal y representativa y su ocaso, debacle que responde al nombre del populismo, la xenofobia, el euroescepticismo, el nacionalismo y el proteccionismo, con media dosis de modelo asambleario y de políticos que se atribuyen el don de ser los verdaderos representantes de los intereses de una nación. Intereses que, oh casualidad, suelen coincidir con su ideario. Estos políticos, se llamen Le Pen o Iglesias, una francesa y el otro español, convergen en un mismo idioma. Si no, que le pregunten al periodista Rubén Amón, quien, con tergiversación como medio y finalidad, ha tenido que soportar el ninguneo y la caricatura de Iglesias en el único formato, junto con la televisión, en el que gana público: la red social. Luego está la realidad, pero ese es un campo que suele decepcionar a los que tratan de ver el mundo desde la óptica del prejuicio y del sesgo.

Pero de esa dialéctica entre democracia liberal –con su imperio de la ley y la conciencia de su vulnerabilidad, consecuencia, por otra parte, de su humanidad- y populismo, parece que apoyamos la primera opción, pese a todas las adversidades que han acompañado a Europa en la última década. Primero Holanda y ahora Francia. Si bien es cierto que el recorrido es aún largo y la incertidumbre considerable, todo apunta a que Macron saldrá victorioso de esta competición con Le Pen. Al menos en cuanto al voto y al discurso de sus políticas. Acaso será más complicado implantarlas. Mucho más, me temo, hacerlas efectivas. Pero lo dijo el escritor: todo es probable y nada es seguro.

De Macron esperan, esperamos, mucho. Sobre todo de su perfil liberal y progresista, un perfil que en España escasea, que incluso suena, para los Le Pen y los Iglesias, a contradicción. Quizá porque ahí vean a su primer adversario; su primer adversario con posibilidad material de tumbar las propuestas del populismo. Por otra parte, esa actitud y ese discurso de corte reformista y liberal brilla más, al menos hoy día, por la abstracción de las ideas que por la concreción formal de un partido, de una estructura, de un programa. Como sucede con Ciudadanos. Esa concreción formal de las ideas –saber a qué atenerse, primer requisito para saber adónde vamos- es el primer paso que deberían afrontar. Más aún cuando los otros, los del proteccionismo y el nacionalismo, lo tienen tan claro. Es evidente: destruir y cerrar siempre fue más sencillo que elaborar y crecer. Que proponer medidas originales, posibles, difíciles y constructivas. Que progresar.

POR UN BESO

POR UN BESO

El jueves de esta semana, ayer, fue el Día Internacional del Beso. Aunque mantengamos, firmes en nuestra sospecha sobre el mundo de hoy, que esto de los días internacionales es un santoral laico repleto de cursiladas, acaso demasiado ingenuas, por tanto prescindibles, este día en concreto levanta ternura y debilidades a los que somos esquivos y distantes. No obstante, besos en la historia los ha habido de todo tipo y condición. No hay que irse demasiado lejos. Esta semana tenemos un ejemplo: el beso de Judas. Beso de traidor. De una traición que, para la historia de la humanidad, cambio el curso de todo lo que estaba por venir. ¿Qué hubiese sido del humanismo y de la dignidad de la persona, del concepto del ser del individuo –en hombres y en dioses- sin ese beso del amigo fariseo y vendido por treinta monedas? Y es que los besos son eso, perdón por el ripio: revoluciones, cambios, transformaciones, ¡terremotos emocionales!, si nos dejamos llevar por ese horror llamado sentimentalidad.

Hay besos que han trastocado los planes de la historia, de la historia oficial y de la historia personal, de la historia colectiva y de la historia de cada individuo, de la historia de los manuales y las academias y de la historia de los olvidados, que es la única que importa. Y sobre ellos se han construido novelas, y propósitos, y familias, y recuerdos. ¿Quién olvida el primero? Ese beso que nos lleva de la mano a la pubertad por el camino de los instintos y de las sensaciones, binomio que nos ayuda a dar el primer paso a la madurez, y a decir hasta luego a la infancia. Y ya nada será lo mismo, empezando por nosotros.

Un beso nos recibe en el mundo y, probablemente, un beso nos despida. La primera y última palabra de lo que todo dice sin decir nada. Aquí en el ahora y allí en el siempre. Aquí en el escritorio y allí en donde cada uno imagina: un metro de Londres, una playa de Dubái, una granja perdida en cualquier poblado de Australia, qué se yo. Día Internacional de Beso solo hay uno, me temo. Sin embargo, procuraremos marcarlo a diario en el almanaque.

SOLO LES QUEDA LA AMBIGÜEDAD

Hay ocasiones en las que ponerse de perfil es un modo de mostrar, con claridad, sin titubeos, las intenciones. Podemos incurre en esta contradicción casi siempre, y es que tratan de maquillar su pensamiento con un resultado llamativo: se retratan con mayor contundencia. Diríamos que en la ambigüedad de su discurso está la exactitud –y decepción- de su pensamiento. Hemos asistido a la paradoja en multitud de discursos, actos, eventos, declaraciones. De la frivolidad y conveniencia del aliño indumentario –la camisa callejera para los mítines y las chaquetas formales para las ruedas de prensa- hasta los últimos comentarios de Miguel Urbán sobre la crisis que vive Venezuela. Comentarios en los que el político apuntó que desea una solución al problema. Cabría preguntar cuál. Aunque esa sea la clave, nunca responderán, claro. Mejor con las cartas, las pocas que van quedando, bocabajo.

El principal escollo de Podemos ha sido la ausencia de claridad, total o parcial, en sus propuestas. Demasiado moderados para los extremos y demasiado extremo para los moderados; demasiado institucional para el cántico anémico de cualquier atisbo de reflexión de la calle y demasiado callejero, infantil, para la compleja relación de los pasillos institucionales, solo aptos para mayores de edad, como las discotecas. Entre estos dos puntos, el partido no ha guardado, no ha sabido guardar, el equilibrio. Aunque lo hayan intentado. Aunque se hayan empeñado en demostrar que no es así. Pero sin el descontento general y difuso de la masa, sin las tesis de Laclau soplando en la nuca, sin la ingenua sospecha de una sociedad que considera que lo nuevo es lo mejor… nada.

Este disminuir en las expectaciones que nos sugería Podemos solo puede generar frustraciones. Donde sea: en interesados y en disidentes. En los primeros, porque tuvieron en su mano un partido transgresor que retocara, que reformulara, bases del sistema –respecto de su economía, de su sociedad, de su cultura-; en los segundos, porque qué será del periodismo sin una de sus mejores escuelas -junto con la literatura y la precariedad-: enfrentarse a un poder cuya cuestión e indagación produce enemigos y haters. Aun así, algo queda. Como ese Miguel Urbán en las calles de Madrid, indicando a los reporteros que su deseo es que se resuelva, sin responder al cómo ni condenar la situación, el problema de Venezuela; una respuesta con la que esquiva, aunque aparente transparencia, su pensamiento. Podemos en toda su dimensión; es decir, en su incesante paradoja.

SUSANA ES SUSUNA: TODOS A UNA

De las Juventudes Socialistas del barrio del Tardón, en Triana, a los pasillos del ayuntamiento de Sevilla. Primeros años del nuevo siglo; cambio de milenio, mudanza en las bases del futuro socialismo andaluz, tan parecido, paradoja viene, al de la eclosión de los años ochenta. Por aquel entonces, Susana Díaz contaba veinticuatro años y un aval de nombres de poder en la selva de lo local y de lo regional, en esa micropolítica que sirve de ensayo, de preparación, de entrenamiento: terreno de juego en donde todo se reduce, en donde las posibilidades de crecer disminuyen, aunque ese pequeño espacio propicie mejores vistas al político joven con ganas de conocer el cómo funciona las redes internas un partido. Menor escala, sí, pero mayor cercanía, que traducido al verbo de las aspiraciones partidistas significa tenerlo todo más a mano, más próximo, más manejable, laboratorio de experiencias que llegarán una vez se cumpla la prometedora carrera política. En cuanto Madrid llame a la puerta.

Susana Díaz supo jugar sus cartas, y aprender de ellas, en esos años de juventud partidista. Juventud en la que consolidó dos cualidades que la han acompañado durante su trayectoria socialista. Dotes que ella misma demuestra, aunque de manera sibilina, en esta pugna por el poder del PSOE: capacidad para anular a los enemigos, y aquí la clave, sin que se note. En silencio. Tomando alianzas mediáticas –esa medalla de Andalucía a Antonio Caño, director de El País– y financieras –su amistad con Antonio Pulido, en La Caixa-; perpetrando la emboscada mediante las bases, la militancia; desgastando, de puro desconcierto y cansancio, las propuestas de sus rivales, que son López y Sánchez, sí, pero que fueron Pepe Griñán y Manolo Chaves. Recordemos la cita que el primero le apunta al segundo en cuanto se entera de que Díaz comentó en una rueda de prensa que ambos deberían dejar sus ocupaciones políticas debido al caso ERE: “Pepe, Susana nos ha matado”. Si así trató a sus mentores, ¿cómo lo hará con sus rivales?

Dicen que la cámara vieja del PSOE apoya a Díaz, y es cierto, aunque de motivos no vayan sobrados. Es un apoyo más de identidad que de convicción; más de “mal menor” que de confianza, incluso de caballo ganador, de me arrimo a quien me garantiza posición y puesto. La mayoría de los argumentos que se oyen tienen por contenido la abstracción de los ideales –sentido de Estado es uno de los más citados- o las vaguedades del discurso de aplauso mitinero, el carisma, que es la palabra de los que no tienen nada que decir. Así sucede en Andalucía, en donde todo es propaganda de la tele pública y abrazos a señores mayores en las residencias, a pesar de la reducción del dinero público a la sanidad. Mayor recorte de España. Pero Díaz controla la opinión, el gesto, la cúpula y el noticiero. Los cuatro puntos cardinales del político que apunta al cosmos nacional desde la autonomía, ese instrumento del que se benefició para alcanzar lo que de verdad ha ambicionado estos últimos cinco años, que no es la presidencia de Andalucía, sino de España. Susana es susuna: todos a una.

¿TRIBUNALES PARTIDISTAS?

No sé si se trata de una etiqueta con la que colmar de visitas a los titulares de los periódicos o si bien es una realidad posible, total; desconozco si nos vence el interés de buscar una connotación ideológica a lo que no tiene más vuelta de hoja o si de verdad hay en el candidato una inclinación partidista manifiesta que pueda, en cierto modo, perturbar su oficio de autoridad pública. Es complicado establecer el límite, pues de la suposición y de la sospecha sobre la ideología del magistrado, y sobre si esa ideología afectará al principio de rectitud y de correcta interpretación de las normas que a tal cargo se le presume, no esperamos más que la especulación y la posibilidad, sin mayor garantía de que lo teórico se transforme en hecho. Todo esto viene a cuento del nuevo presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, de pensamiento conservador, y de su recién nombrada vicepresidenta, Encarnación Roca, más cercana a criterios progresistas, elegidos ambos por el Pleno del tribunal.

Cuando los medios informan de que han sido elegidos nuevos magistrados del Constitucional, buena parte de la atención de la noticia gira en torno a su pensamiento político, y, consecuencia de este inevitable interés, a si el método de la elección, en una democracia liberal, es el adecuado. Junto con el patriotismo constitucional, con la economía social de mercado, con el Estado aconfesional y con el cuidado de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, uno de los cimientos de cualquier sistema político democrático moderno es la independencia de jueces y de magistrados. Pero que una persona, un cargo público, en la intimidad –por personal, no por necesidad de ocultar nada, claro- de su pensamiento, sea de tal o cual inclinación política, ¿es sinónimo de falta de independencia en el sistema judicial? ¿O, en cambio, hay que asumir con naturalidad la ideología y confiar, verbo tan de democracia, en que esto no suponga injerencia alguna?

Que no vendría mal una reforma en el proceso de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional es innegable. De hecho, hola Ciudadanos, cualquier partido reformista y liberal debería aspirar a tal. No obstante, acaso el equilibrio sea la intuición y aviso de la prensa y la confianza y paciencia de la sociedad. Unido al buen funcionamiento de la institución pública. A pesar de los alarmistas y de los incendiarios, es lo que suele suceder.

JUSTICIA SIN SENTIMIENTOS

Las sentencias cumplen en el ruedo ibérico un doble cometido: tanto enjuician y determinan una causa como, no sé si por acción u omisión, emiten un juicio crítico, o un retrato, sobre la sociedad en la que persisten. Daños, benditos daños, colaterales del Estado de derecho, acaso. Lo vemos con frecuencia en las reacciones del español medio a las noticias vinculadas a casos de corrupción –que en el argot jurídico se apodan cohecho, malversación, tráfico de influencias-: “Más años le deberían haber caído”, “poco es para lo que ha hecho”, “la justicia es un cachondeo”. Estos comentarios se deben a que al individuo en cuestión no le satisfacen las penas, las instrucciones o los años de pena de prisión, pues en su criterio el resultado o el, perdón por la exageración, castigo no se corresponde con el hecho delictivo que aquí los magistrados tratan de dirimir. Pero, ah, el asunto no es tan simple, y detrás de toda esta nimiedad se esconde un complejo laberinto de intereses y conductas.

Desconozco si este comportamiento es usual en otras naciones, pero en España no cesa. Un ejemplo: la condena de dos años al ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, por perpetrar ese esperpento que llamaron referéndum. Sí, el del 9 de noviembre. Los apuntes no se han demorado. En la mayoría de los casos tratados, personales, y leídos, vecindario del post y los 140 caracteres, la disconformidad es notable. Y es que nadie anduvo satisfecho, ya sea por exceso o por defecto. Hay dos grupos: los que creen en que es un final decepcionante, que más dura debía haber sido la pena; y los que piensan en que todo es una exageración, como así lo estima Pablo Iglesias, quien a golpe de tratado tuitero consideró que condenar a una persona por sacar las urnas a las calles es un despropósito. Es evidente que Mas no solo sacó las urnas a las calles sino que en esas urnas propuso una secesión que vulnera cualquier precepto constitucional. Iglesias, al ser jurista y politólogo, lo sabrá, claro: por eso mismo sesga tal advertencia. Pero bueno, para qué mayores indicaciones sobre los modos de lo que ya cansa. En este caso, la situación se presta más al humor que al análisis.

Lo que aquí ocurre es una colisión entre ideología y derecho, choque de trenes del que, a pesar de todo, la justicia española escapa con la destreza que da el conocimiento; es decir, el saber qué se hace, con independencia de otras inclinaciones. Parece que nada más punk que la defensa de los tribunales como garantes del funcionamiento de la democracia, y de su sociedad, que no es más que el consenso de las leyes; vamos, el cumplimiento de sus deberes y el goce de sus derechos. Que se podría retocar y acicalar el edificio, pues claro, ¿pero dónde está el pacto que acordaron Ciudadanos y Partido Popular, pacto que, entre otros puntos, trataba una reforma en la elección de los magistrados del CGPJ? Mientras llega la buena nueva, nos conformamos con la cita del clásico, esa que dice que la justicia es la continua y perpetua voluntad de atribuir a cada su derecho. Por aquí, pese a los instintos, no cabe contrario.

UN FEMINISMO

Hoy es 10 de marzo de 2017, un día, supongo, anodino, rutinario, pasajero, propicio al olvido, como los rostros de los compañeros de viaje en el vagón del metro; un día sin expectativas de género épico o de mayores victorias, a lo sumo una noche de concupiscencias o desenfreno de las pasiones, de certezas universales e inconfesables, de todo lo que bajo la etiqueta de humano nos hace divinos. Pero eso acaso sea esperar demasiado. Hoy, que no hay cifra ni fiesta de calendario, leo una noticia en la que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos apunta un dato bastante crudo: en varios países, Burundi o Rusia, dos ejemplos, uno lejano y otro más próximo, hay leyes que culpan a la mujer de la violencia doméstica; es decir, la mujer es la responsable de que cualquier animal denigre sus derechos fundamentales, su dignidad, su libertad, su igualdad.

Tanto asombra la noticia como su escasa difusión, aunque estos sean, cabe decir, asombros de distinta naturaleza. El primero se debe a la estupefacción, repulsa, rechazo; el segundo, más leve, de ahí lo secundario, lo accesorio, al modo en que lo afrontamos. Y es que no se suelen leer, ya sea en debates, exhortaciones políticas, comentarios… sucesos de este alcance. Sí abunda, al menos en lo que se puede comprobar desde la experiencia, la discusión feminista de tintes partidistas, o de sesgos ideológicos, en donde las propuestas –estamos en el incómodo campo de las intuiciones, de las sensaciones- no dirimen y centran su contenido en la mujer, sino en hacer de ellas un instrumento con el que ofrecer una conveniencia, un interés propio. Social, cultural, político. Como cuando alguien afea a una política una conducta o una mala gestión, y esta recrimina al contrario, para así evadir su supuesta responsabilidad, una actitud machista. No es la defensa de la igualdad formal lo que aquí importa, sino un sutil ejercicio de dialéctica cuyo fin es dar la vuelta a la tortilla. Esto no quita, claro está, un ápice de verdad a los que así defienden el feminismo, aunque lo estimen como un adorno snob; sin embargo, la honestidad, la otra cara de toda causa noble, se pierde. Una pérdida, simulemos un agujero, por la que entran tantos argumentos reaccionarios, aprovechando que la credibilidad pasa por Valladolid.

Mientras tanto, tal como relatan en la ONU, en países como Bangladesh o Burundi, sus códigos penales miran de soslayo cuando el asunto trata violaciones o desprecios varios a la mujer por el simple hecho de ser mujer. Pero eso no copa el retuit ni el mensaje viral; de eso no nos ocupamos, preocupamos, como conjunto; no son, en la generalidad, los temas sobre los que planteamos y en los que debatimos. Y ya sea de manera consciente o pecando de ingenuidad, pasan desapercibidos. Como este 10 de marzo de 2017.